Autor Tema: Descubre Salamanca en un fin de semana: 11 lugares que ver en la ciudad del Laza  (Leído 26 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Tamara

  • Amigo Xper-sat
  • Miembro
  • *****
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 47
  • -Tu has recibido: 127
  • Mensajes: 244
Una villa sabia, foco de conocimiento, con una de las universidades más antiguas de Europa y referencia para las americanas

Salamanca es una ciudad hermosa, con un legado monumental e histórico relevante. Bien cuidada y brillante, sobre todo en sus horas mágicas: el atardecer y el amanecer, cuando el sol convierte la piedra de Villamayor en oro.

Una villa sabia, foco de saber y de conocimiento, con una de las universidades más antiguas de Europa y referencia para las americanas. Una ciudad con personajes reales y fantásticos que la recorrieron, la animaron, la soñaron y que todavía la habitan: Unamuno, Lope de Vega, Fray Luis, Francisco de Vitoria, la Celestina, Colón, Torrente Ballester, Martín Gaite, Villena, Torres Villarroel, Ignacio de Loyola o Santa Teresa de Jesús.

Pero, sobre todo, una ciudad viva, porque está inmersa en el ejercicio permanente de “construirse” de nuevo, porque en sus calles siempre hay gente, a cualquier hora del día o de la noche, y está llena de historias para compartir. Para que puedas conocer la ciudad bañada por el río Tormes en un fin de semana, te proponemos 12 lugares que visitar al ritmo que tú prefieras.


Plaza Mayor


La Plaza Mayor de Salamanca, del siglo XVIII, es una de las más bellas plazas monumentales urbanas de Europa. Comenzó a construirse en 1729 a instancias del corregidor Rodrigo Caballero Llanes. El proyecto fue a cargo del arquitecto Alberto de Churriguera, al que siguió su sobrino Manuel de Lara Churriguera y fue finalizado por Andrés García de Quiñones en 1755.

Situada en el centro de la ciudad, forma un cuadrilátero irregular soportalado, de tres pisos en cada fachada, presidido por el Ayuntamiento.

En el Pabellón Real destaca la efigie del rey Fernando III El Santo y los medallones de las enjutas de sus arcos representan a monarcas españoles. En el pabellón sur, o de San Martín en los medallones vemos a ilustres militares o conquistadores, mientras que en el pabellón de petrineros las figuras de los medallones son personajes de la cultura.

Las catedrales de Salamanca


Salamanca cuenta con dos catedrales, ubicadas una junto a la otra. La Nueva es de estilo gótico y la Vieja permite disfrutar de un bello monumento románico.

Es el "último suspiro del gótico", porque se edificó a las puertas del renacimiento. La Catedral Nueva de Salamanca es una referencia artística de la capital del Tormes y un ejemplo de densa monumentalidad que contrasta con la sobria sencillez de la Catedral románica de la que es vecina. Todo lo que hay en su interior es un cortejo de estilos artísticos: el gótico se funde con el barroco y este se alimenta del renacimiento para materializarse en piedra, figura y cristal.

Es una catedral grandiosa y, lo más recomendable, es perderse en su interior sin mirar el reloj. Destacan los anchos pilares y la impresionante cúpula barroca que se alza sobre el crucero a 80 metros de altura. El coro, uno de los más importantes del barroco español, es obra de Alberto Churriguera.

Una de las curiosidades de nuestro siglo que se puede ver en esta catedral es un cosmonauta. En la puerta de Ramos (norte), frente al Palacio de Anaya, está una anacrónica figura de un astronauta esculpida en el flanco izquierdo. Con motivo de acoger Salamanca la exposición Las Edades del Hombre en el año 1993, se decidió restaurar la Puerta de Ramos, muy deteriorada por el paso del tiempo.



Debajo del astronauta hay un lince, a su derecha un toro, debajo del toro se ve un dragón con un helado de tres bolas que está sonriendo. Más a la derecha, junto a la puerta, hay tres figuras: un cangrejo de río, una cigüeña y una liebre que representan, respectivamente, agua, cielo y tierra en Salamanca.

La Catedral Vieja es uno de los monumentos románicos más hermosos de Europa, coronado por su famoso cimborrio, o torre del gallo. La ciudad monumental por excelencia no podía carecer de una magnífica catedral románica.

Sencilla y austera, su interior está preñado de pequeños detalles escultóricos que la convierten en una referencia gracias a la fuerza expresiva de sus composiciones. Armoniosa en su conjunto, cada rincón sorprende con un detalle, que hace incansable su contemplación desde todos los ángulos.

Huerto de Calixto y Melibea


El Huerto de Calixto y Melibea es un jardín de 2.500 metros cuadrados ubicado en el casco antiguo de la ciudad.

Se denomina así por estar inspirado en el famoso jardín de la tragicomedia de Fernando de Rojas, la ‘Tragicomedia de Calixto y Melibea’ (publicada en el año 1502), popularizado como 'La Celestina'. Se encuentra ubicado en la ladera de la antigua muralla salmantina a los pies del río Tormes.

En la actualidad es un parque visitable de carácter romántico por la historia de amor de los personajes enamorados de la obra.

La Casa Lis


Un museo con mucho encanto en un edificio modernista de vidrieras de colores. En su interior una impresionante colección Art Nouveau Art Dé.

El Museo Art Nouveau y Art Déco de Salamanca expone colecciones de artes decorativas del periodo Art Nouveau de finales del siglo XIX hasta la Primera Guerra Mundial y del periodo Art Déco, periodo entre guerras. Además se exhiben colecciones de muñecas de porcelana, de las más importantes del mundo.

El visitante puede contemplar muebles, joyas, abanicos, textiles, bronces, porcelanas, esmaltes y otras colecciones que hacen que la visita al museo sea un recorrido variado por los gustos de la sociedad burguesa de la época.

Destacan por su calidad e importancia dos colecciones: las criselefantinas y los vidrios. Las criselefantinas son pequeñas esculturas de bronce y marfil con interesantes bases de mármol y ónice.

Convento de San Esteban


Es un convento de la Orden de los Dominicos. Su construcción se realizó entre los siglos XVI y XVII. Es de estilo gótico, pero su decoración es plateresca y barroca.

La iglesia es de planta de cruz latina, con nave única, en cuyo interior destaca su retablo barroco que tiene columnas salomónicas, obra de José de Churriguera.

En el lienzo principal se representa la escena del martirio de San Esteban, obra de Claudio Coello. El edificio cuenta con tres claustros, siendo el más interesante el de los Reyes.

Puente Romano


Este puente forma parte de la Vía de la Plata, que unía Mérida con Astorga. Aunque su origen es romano, del siglo I d.C., tan solo son de esta época los quince arcos más cercanos a la ciudad, sufriendo los otros once varias reconstrucciones como consecuencia de las crecidas del Tormes.

A la entrada del mismo se encuentra el verraco celtíbero, escultura granítica en forma de toro, testimonio de la cultura de los vettones, pobladores prerromanos de la ciudad. El verraco es famoso también por la referencia que a él se hace en una de las obras maestras de la literatura española: 'El Lazarillo de Tormes'. Tanto el toro como el puente forman parte del escudo de la ciudad.

La Universidad de Salamanca


Fundada como estudio en torno al año 1218 por decisión del rey de León Alfonso IX, fue confirmada oficialmente como Universidad en la Carta Magna que le otorgó Alfonso X en 1254. En sus orígenes siguió el modelo boloñés, que daba preferencia al estudio del derecho civil y canónico frente a la teología y la filosofía preponderantes en la Universidad de París. En su época de mayor esplendor, siglos XV y XVI, figuró a la cabeza de las universidades europeas. En la actualidad, es la Universidad más antigua de España. Destacan en su interior el aula Fray Luis de León, los relieves de la escalera del claustro, o la Biblioteca, fundada en 1254 por Alfonso X el Sabio, que atesora numerosos manuscritos e incunables de valor incalculable. Entre ellos destaca el Tohá y los "libros redondos" que Torres Villaroel compró en París y que en realidad eran globos terráqueos, y que los llamó así para que el bibliotecario los aceptase y pagase.

Frente a la fachada de la Universidad está el patio de Escuelas Mayores. Puede decirse que este patio fue la primera intervención urbanística en la ciudad, configurado como un espacio para la contemplación de la fachada de la Universidad.

El patio lo componen el edificio gótico de las Escuelas Mayores (1415), el Hospital de Estudiantes (1412) hoy rectorado, el edificio de las Escuelas Menores (1533) y la fachada de la Universidad (1512-1516).

A través del Patio de Escuelas Menores se accede al "Cielo de Salamanca". Representa un programa astrológico seguramente relacionado con la enseñanza de astronomía y astrología en la Universidad.



Según la tradición estudiantil, si se quiere aprobar los exámenes con facilidad hay que ver antes la rana de la fachada de la Universidad.

En casi todos los edificios universitarios encontramos los famosos "vítores". Originalmente se pintaban con sangre de toro y simbolizan la victoria de los recién doctorados sobre los libros.

Casa de las Conchas


Se trata de uno de los palacios más populares de Salamanca y una de las mejores muestras de la arquitectura gótica civil española. La hizo construir, en los últimos años del siglo XV y primeros del XVI, Don Rodrigo Arias Maldonado, afín a los Reyes Católicos y caballero de la Orden de Santiago. Las conchas son el principal motivo ornamental de la fachada.

Tal vez uno de los puntos que genera más controversia es el por qué de la elección de las conchas como elemento ornamental. Algunos autores lo ven como una muestra de orgullo de los Maldonado por pertenecer a la orden de Santiago. Otros autores, sin duda más románticos, señalan que la repetición de las conchas, símbolo nobiliario de los Pimentel, fue una muestra del amor que sentía Don Rodrigo por su esposa Doña María.

Los sótanos de la casa se convirtieron, posteriormente, en un lugar donde los estudiantes de la Universidad pagaban las penas impuestas por el Maestre-Escuela.

Universidad Pontificia, Clerecía y Scala Coeli


Este Colegio Real de la Orden de los Jesuitas fue construido, entre otros, por Gómez de Mora en 1611. Los misioneros que en ella se formaron extendieron posteriormente la fe católica por el mundo. Sin embargo, la monumental obra tardó 150 años en estar terminada y cuando en 1767 la Orden de los jesuitas fue expulsada de España por Carlos III, el edificio se “cuarteó”, se dividió en partes, sufrió el abandono, las guerras, la desamortización y la ruina. Fue en 1946 cuando volvió a unirse y se fundó la Universidad Pontificia.

Tanto el colegio como la zona privada de los religiosos disponen de una galería alta para pasear y tomar el sol en invierno, por ser un convento sin huerta ni jardín.

Un nuevo balcón sobre las torres de la Clerecía en el que descubrir, desde lo alto, el esplendor de esta Ciudad Patrimonio de la Humanidad. Un paseo por las torres, junto a las campanas, nos permitirá contemplar el rico y variado patrimonio arquitectónico de la ciudad, el entramado de sus calles, y la grandeza barroca de la Clerecía. La visita descubre otras estancias como el Patio de Estudios o los matroneos.

Las Úrsulas y las Claras

Los Museos Las Úrsulas y Las Claras de Salamanca, promovidos y gestionados por la Fundación Las Edades del Hombre, son el testimonio a través del arte de la presencia de la Comunidad de Santa Clara en la provincia.

El monasterio de la Anunciación, conocido popularmente como "las Úrsulas”, es uno de los conjuntos religiosos más interesantes de la ciudad de Salamanca, y desde el año 1931 Monumento Histórico Nacional.

La Fundación Las Edades del Hombre ha reabierto el Museo de Santa Clara de Salamanca como Museo de Pintura Medieval, para poner en relieve la importancia artística de este espacio, de sus murales, su artesonado y su Musealización.

Con el nuevo itinerario turístico, se abren al público espacios inéditos para las visitas, se modifica el ruta existente hasta la actualidad y reordena y dota de nuevos fondos y relatos las partes musealizadas.

Torre del Clavero


Su construcción data de mediados del siglo XV, atribuyéndose al clavero de la orden de Alcántara, don Diego de Anaya y a don Francisco de Sotomayor, cuyos escudos figuran en su exterior.

Tiene una base cuadrada, que luego se transforma en un elegante torreón octogonal decorado con torrecillas en su parte alta.

Calles Toro y Zamora

Seguramente durante tu paseo por Salamanca ya habrás paseado por estas calles, ya que son dos de las vías principales del centro de la ciudad. A pesar de ellos debemos destacar la importancia de las calles Toro y Zamora al estar llenas de vida, comercios, bares y una arquitectura preciosa con un estilo muy castellano.

Ambas desembocan en la Plaza Mayor y merecen un paseo, al igual que otras vías del centro. Una de las curiosidades que esconde la calle Toro es una antigua iglesia reconvertida en un Zara.

elconfidencial.com